Economía

Aumento del salario mínimo podría agravar la tasa de desempleo. Entérate por qué

Ante la inminente necesidad de ajustar el sueldo también surgen aristas perjudiciales para los trabajadores del país.

Aumento del salario mínimo podría agravar la tasa de desempleo. Entérate por qué

El salario mínimo en Colombia es de $877.803, y el auxilio de transporte de $102.854; si se aplica un incremento del 50, 40 por ciento del sueldo base o cercano a ese porcentaje, no todas las empresas tendrán la capacidad para responder la nueva orden y prescindirán de personal menos esencial, según lo explicó Juana Téllez, economista Jefe de BBVA Research. 

“A octubre de este año se habían perdido 1,8 millones de empleos comparado con los 6 millones que se perdieron al inicio de la pandemia. Por su parte, los desempleos aumentaron 1,2 millones de personas y las personas que salieron de la fuerza laboral a la inactividad fueron 1,4 millones”, dijoTéllez durante un diálogo con empresarios de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia.

Se proyecta que la inflación para el cierre del año 2021 rondará el 2,8 por ciento que se puede acentuar con un aumento del salario mínimo en Colombia desproporcionado, lo cual sería un detonante para abultar la economía informal. Así como los trabajadores han palpado la crisis durante la pandemia, los empresarios también se llevaron las manos a la cabeza para poder surfear la recesión desde marzo.

Para agosto de 2020, la tasa de desempleo entre hombres y mujeres se ubicó en 9,4 puntos porcentuales, frente a 5,5 de 2019. Afectando en ambos años al sexo femenino. “Las mujeres siempre han tenido una tasa de desempleo más alta en Colombia, pero con la pandemia ha aumentado la brecha de género y hay una diferencia casi de diez puntos en la tasa de desempleo; puesto que, en este momento, las mujeres tienen una tasa de desempleo del 20%”, señaló Juana Téllez.

El Gobierno de Colombia parecen haber mantenido políticas que beneficiaron el tejido empresarial porque, detalló la economista,  “se está dando un proceso de recuperación del empleo, pero de forma más proporcional en trabajos informales que formales, lo cual no es bueno porque los trabajos informales tienen baja productividad y no tienen los mismos efectos sobre el crecimiento del PIB”.

Irremediablemente, Colombia y los países del mundo siguen a la espera de una vacuna contra el COVID-19 que pare en seco la pandemia. “Si bien, globalmente han aumentado los contagios de COVID-19 y eso ha tenido efectos importantes, al mismo tiempo, con la vacuna hay mucho optimismo en los mercados; una combinación importante para lo que viene hacia adelante”.

“Queremos que la recuperación sea para todo el mundo, pero es posible que las mujeres y los jóvenes sean una parte de la población rezagada en ese proceso. Ese retraso es el que debemos tratar de evitar en Colombia”, señaló la economista y aclaró que para el país cafetalero "se espera una caída para este año de -7,5%".

"Para el año entrante creemos que la economía puede crecer el 5,5%, pero va a ser un proceso demorado, por lo que será una recuperación en forma de V”, explicó Téllez. En parte, el Gobierno de Colombia ha auspiciado la resistencia de las empresas a pesar de la pandemia, con financiamiento bancario. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias